Zonas comunes

Si por algo se caracteriza La Casona de los Valles es por sus amplios y acogedores espacios, donde descansar, compartir y disfrutar. A la entrada de la casa contamos con un bonito jardín con plantas y flores de todo tipo, árboles frutales y  otros elementos propios del carácter indiano de la casa, como son las palmeras y la araucaria chilena, muy llamativa.

Un poco más adentro está el portal, con mobiliario de jardín, que se utiliza también, cuando el tiempo lo permite, como comedor para desayunos y cenas, no hay nada mejor que desayunar oyendo los pajarinos del jardín y respirando el aroma de los Picos de Europa.

En la planta baja está el salón-comedor y la zona de lectura, con chimenea, juegos de mesa, biblioteca, información de la zona, y la  recepción, sus sofás y sillones os están esperando para pasar inolvidables momentos de charla y lectura, y el comedor, por supuesto, para desgustar lo mejor de una gastronomía sencilla pero totalmente casera y con los mejores productos de la zona.

Completan estas zonas comunes lo mejor de La Casona, su corredor, el más grande del Oriente de Asturias, con más de 40 metros cuadrados y con unas vistas preciosas, es el complemento perfecto para disfrutar de la esencia de esta Casona del siglo XVIII. Muy soleado y resguardado, es ideal para compartir con los compañeros de viaje impresiones, risas, momentos de soledad y tranquilidad.

Y todo esto, intentando cuidar al máximo la decoración y la esencia de esta casa rural con encanto, en la que la mayoría de sus muebles, de su decoración, son elementos antiguos, etnográficos, difíciles de observar en otros sitios y restaurados con mimo por los propietarios.