Habitaciones

La Casona de los Valles cuenta con 4 dormitorios dobles, 3 de ellos con cama matrimonial y uno con dos camas individuales. Todas las habitaciones admiten supletorias, de igual confort que el resto de las camas. Contamos además con dos cunas de viaje sin cargo para nuestros clientes.

Las habitaciones cuentan cada una con su propio cuarto de baño, todos con bañera, totalmente equipados, incluyendo secador de pelo y productos de bienvenida.

Las habitaciones se caracterizan por su amplitud, cuidando la decoración rústica y tradicional de la casa, dos de ellas cuentan con salida directa al corredor y una de ellas tiene además balcón al jardín.

Queriendo  involucrar a nuestros clientes en la cultura asturiana, los nombres de las habitaciones corresponden a seres de la mitología asturiana.

– Habitación nº 1 “Nuberu”: el nuberu es un viejo muy alto y de ojos ardientes, dotado de una enorme barba y puntiagudas orejas, que viste una “pelleya” de cabrito y se cubre con un enorme sombrero negro, que acostumbra a cabalgar sobre los negros nubarrones arrojando pedrisco en los campos y arruinando las cosechas. Se dice que nuberu y diablo son los mismo y así la presencia del cura, y más si estaba rodeado de niños, era infalible para “esconxurarlo”.

– Habitación nº 2 “Bruxa”: las bruxas son mujeres mezquinas, sucias y malolientes que se desplazan por los aires recurriendo a procedimientos diabólicos, como son sus ungüentos y potingues. Es común la creencia de que las bruxas causaban el “mal de ojo” (agüellamientu) del que se protegía a los niños con el puñín de azabache. El ganado, tan apreciado por los aldeanos, es muy codiciado por las bruxas y para protegerle se les coloca en la cabeza unas campanillas grabadas de cruces y signos.

– Habitación nº 3 “Trasgu”: es un mito vinculado a la casa. Es una especie de duende travieso y juguetón, pequeño, delgado, cojo, con los dedos y las uñas muy largos. Viste una casaca roja y una montera del mismo color, tiene cuernos, rabo y un agujero en la mano. Genera molestos ruidos nocturnos, descoloca o rompe los cacharros de la alacena, altera el ganado, etc., si bien es cierto que todos sus destrozos se disipan al volver el alba.

– Habitación nº 4 “Xana”: es un mito vinculado al agua y el nombre que reciben las hadas en Asturias. Son mujeres bellas y jóvenes, de larga melena rubia y ojos verdes. Viven en cuevas y fuentes y se presentan a los mortales peinándose con un peine de oro al lado del río o en la entrada de una cueva. El día de San Juan salen a coger la flor del agua y se las puede desencantar, pero, si por codicia humana no se las desencanta, su venganza es terrible.